2. Las mujeres en los narcocorridos: idealización y devaluación, conversión trágica y desenmascaramiento cómico Descargar este archivo (2. Las mujeres en los narcocorridos.pdf)

David Pavón Cuéllar1, Miguel Vargas Frutos2, Mario Orozco Guzmán3 y Flor de María Gamboa Solís4

Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo

Resumen

 

Se ofrece un análisis discursivo del papel de la mujer en una muestra de 100 narcocorridos grabados y difundidos en México entre 1984 y 2012. Este papel es analizado a través de los nombres que se asignan a las figuras femeninas, sus atributos, sus posicionamientos como objeto y como sujeto, y sus intervenciones dentro y fuera de la esfera de actividad y organización del narcotráfico. Se examina la progresiva desidealización de la mujer, así como un proceso que puede interpretarse ya sea como una conversión trágica o como un desenmascaramiento cómico de las mujeres degradadas o pervertidas en el desarrollo de los narcocorridos.

Palabras clave: narcotráfico, narcocorridos, mujer, análisis de discurso, psicoanálisis.

 

Abstract

The paper offers a discursive analysis of the role of women in a sample of 100 “narcocorridos” recorded and broadcasted in Mexico between 1984 and 2012. This role is analyzed through the names that are assigned to the female figures, their attributes, their positions as object and subject, and their interventions inside and outside the sphere of drug trafficking. The paper examines the progressive devaluation of women and a process that can be interpreted either as a tragic conversion or as a comic unmasking of degraded or perverted women in the development of narcocorridos.

Keywords: drug-trafficking, narcocorridos, woman, discourse analysis, psychoanalysis.

Introducción: mujeres, narcotráfico y narcocorridos

El emergente subgénero musical mexicano conocido como narcocorrido, cuya temática está centrada en el narcotráfico, pone en evidencia un cambio radical del papel de las mujeres en la sociedad. Este cambio es correlativo de la transformación del contexto social y de manifestaciones culturales como el género mismo de los corridos. Las luchas territoriales entre las organizaciones ligadas al narcotráfico han suplantado las batallas y luchas fratricidas de la Revolución. Los corridos revolucionarios presentaban a una “Rielera” abandonada por su “Juan”, a una “Adelita” a la que se le buscaría aunque se fuera con otro y a una “Valentina” por cuyo amor se arriesgaría la vida. Poco después de la Revolución, retornan y se popularizan los corridos que le cantan a la mujer ajusticiada: una “Rosita Alvírez”, víctima funesta de la intolerancia de un hombre que no admite que se le rechace, o una “Martina” que vincula, en la ingenuidad de su mentira, la entrega del amor con la traición al deber y a la sumisión conyugal. Los primeros narcocorridos, entre los años treinta y setenta, consiguen liberar a la mujer de su condición de víctima del hombre, por ejemplo cuando le cantan a “Ignacia Jasso”, “la Nacha”, famosa narcotraficante de Ciudad Juárez, o cuando “Camelia la Tejana” y “Margarita la de Tijuana” pasan de ser quienes sufren a quienes ejercen la violencia y matan a sus compañeros (Ramírez Pimienta, 2010).

Los actuales narcocorridos incluyen frecuentemente a figuras femeninas, herederas directas de Ignacia Jasso, que se relacionan de algún modo u otro con el negocio de las drogas. Las mujeres pueden ser traficantes o sicarias, pero también amigas, familiares, esposas o amantes de los traficantes o sicarios, así como prostitutas, cantantes, animadoras u otras empleadas pagadas por ellos, y desconocidas o mujeres indefinidas o generalizadas. En muchos de estos casos, ocupan lugares centrales y protagónicos en un ámbito que suele concebirse como esencialmente masculino. Además, también con bastante frecuencia, desempeñan papeles que desbordan los marcos representativos tradicionales de la figura femenina en México, tal como han sido identificados por la feminista Marcela Lagarde (2005) en términos de cautiverios, como Cautiverios de las mujeres mexicanas: “madres, esposas, locas, monjas, presas y putas” (p. 2).

En realidad, los fenómenos recién mencionados, que se entretejen constantemente con la negación o la desvalorización de la feminidad, no sólo se pueden apreciar en el texto de los narcocorridos, sino también en el contexto simbólico en el que se compone y se canta ese texto, un contexto constituido por sucesos, noticias, opiniones, valoraciones, actitudes, personajes, rumores, palabras, etc. Consideremos, como simples ilustraciones, las imágenes de presuntas narcotraficantes que circulan en la televisión, la mediatización en torno a las hijas y esposas del Chapo Guzmán, la celebridad alcanzada por las jefas del narcotráfico Enedina Arellano Félix y La Reina del Pacífico, o el escándalo en torno a la hermosa Miss Sinaloa 2008 o Laura Elena Zúñiga Huizar, aprehendida por sus presuntos vínculos con el narcotráfico5.

En el ámbito preciso de los narcocorridos, recordemos la fama de la diva Jenni Rivera, la conmoción por su muerte y la importancia de su feminidad (Cobo, 2013). Recordemos también tantos “asuntos de mujeres” (Grillo, 2012; p. 285), por los que habrían sido asesinados cantantes de narcocorridos entre los que destaca el “mujeriego” Valentín Elizalde (Pérez, 2012; p. 72). Tampoco habría que olvidar, en el mismo ámbito de los narcocorridos, aquellas situaciones tan significativas en las que la figura masculina puede llegar incluso a desvanecerse o a pasar a un segundo plano, como es el caso de los rumores en torno a los amores lésbicos por los que la cantante Zayda Peña Arjona y su amante habrían sido asesinadas.

Teniendo en cuenta la centralidad y el protagonismo del elemento femenino en el contexto simbólico de los narcocorridos y no sólo en el texto de sus letras, podemos comprender la actual proliferación de publicaciones en las que se estudian las más diversas formas de actuación de la mujer en el universo del narcotráfico en México (Ovalle y Giacomello, 2008; Ronquillo, 2008; Carrillo, 2012; Maihold y De Maihold, 2012; Santamaría, 2012). De modo más puntual, encontramos también un cierto interés en la cuestión de la feminidad en textos académicos acerca de los narcocorridos (Tinajero y Hernández, 2004; Arias y Fernández, 2009; Jegerings, 2011), así como trabajos específicos dedicados a las mujeres en este subgénero musical (Cota y Esquivel, 2002; Mondaca, 2004; Ramírez Pimienta, 2010).

Material y método

Haciendo nuestra particular aportación a las investigaciones que ya se han realizado en torno a las figuras femeninas en los corridos que versan principalmente sobre narcotráfico, aquí ofrecemos un análisis discursivo del papel de las mujeres en una muestra de 100 letras de narcocorridos (Tabla 1) relativamente recientes, grabados y difundidos entre 1984 y 2012, es decir, en las dos últimas etapas del desarrollo de este subgénero musical que distinguen Maihold y De Maihold (2012). Nuestro análisis está limitado a los siguientes aspectos de las referencias a la mujer en los narcocorridos:

  1. Los nombres de la mujer. Sustantivos, adjetivos sustantivados y elementos perifrásticos con los que la mujer es designada e identificada.
  2. Los atributos de la mujer. Sustantivos, adjetivos y elementos perifrásticos con los que la mujer es descrita o caracterizada.
  3. La mujer como sujeto y como objeto. La diferencia discursiva entre los posicionamientos de la mujer como receptor pasivo y como agente activo.
  4. La mujer en el trabajo y en el placer. Las intervenciones de la mujer dentro y fuera de la esfera de actividad y organización del narcotráfico.

Una vez que hayamos considerado cada uno de estos aspectos, prestaremos una atención especial a aquellos narcocorridos en los que se emplean múltiples nombres para la mujer. Veremos cómo esta multiplicidad puede realizar o comportar diversos procesos discursivos: la distinción entre mujeres, la acentuación de un aspecto de la mujer, la diferenciación entre facetas femeninas y la narración de una sucesión de avatares de la feminidad. Al detenernos en el último proceso, examinaremos lo que puede interpretarse, ya sea como una conversión trágica o como un desenmascaramiento cómico de las mujeres que se ven degradadas o pervertidas en el desarrollo mismo de los narcocorridos. Para terminar, ahondaremos en esta interpretación a la luz de otra propuesta interpretativa que habremos hecho con anterioridad, a saber, la progresiva desidealización que se observaría en la evolución de los mencionados aspectos de las referencias a la mujer en los narcocorridos.

A diferencia de los anteriores trabajos en la investigación del papel de la mujer en los narcocorridos, el presente no ofrece una visión general y panorámica del tema como la que tenemos en Mondaca (2004), ni profundiza en la relación de la feminidad con la violencia como ya lo han hecho Cota y Esquivel (2002), ni tampoco relata los antecedentes, los orígenes y la historia de las figuras femeninas en los narcocorridos, lo que fue magistralmente realizado por Ramírez Pimienta (2010). Nuestro análisis se limita a los aspectos estrictamente discursivos a los que ya nos hemos referido, pero estudiándolos analíticamente de manera longitudinal en una muestra amplia de narcocorridos y explorando interpretativamente la evolución ideológica y las orientaciones evolutivas en el seno del discurso textual de las letras. Todo esto debería permitirnos cumplir con el propósito principal de nuestro análisis, que no está en sus resultados analíticos e interpretativos, sino en la reflexión acerca de un posible sentido teórico de estos resultados en una doble perspectiva marxista y psicoanalítica.

Los nombres y su evolución en el tiempo: de las mujeres y las hembras a las morras, plebes y plebitas

En los 100 narcocorridos analizados, hemos detectado 35 sustantivos, adjetivos sustantivados o elementos perifrásticos con los que la mujer es designada e identificada: mujer, dama, dama traficante, querida, novia, amiga, dueña de mi amor, señora, vieja, viejona, reina, reina de reinas, jefa de jefas, hembra, pantera, potranca, jovencita, chica, chiquitita, nena, muchacha, muchachona, chavalona, morena, morra, plebe, plebita, plebona, barbi, cabrona, tonta, chacalosa, desmadrosa, malandrina y buchona. Entre estos nombres, hay los que siempre son utilizados en plural y que suelen designar tanto a objetos de placer carnal como a colaboradoras en el negocio del narcotráfico: nenas, muchachas, muchachonas, morenas, morras, plebes, plebitas, barbis, cabronas, tontas, chacalosas, desmadrosas y buchonas. El singular es el único empleado en otros nombres que tienen una clara connotación positiva y que vehiculan una cierta dosis de respeto o afecto hacia la mujer: señora, novia y dueña de mi amor. Encontramos asimismo nombres aparentemente neutros, como hembra, dama y mujer, que se emplean en singular y en plural, y que pueden adquirir diversas connotaciones.

Podemos apreciar una interesante evolución de los nombres de la mujer a lo largo de las tres décadas en las que se distribuyen los narcocorridos analizados. El repertorio está limitado en los primeros años, hasta 1999, a los nombres mujer, hembra, señora, vieja, reina, hembra, potranca, muchacha, novia y barbi. Entre 2000 y 2006, este repertorio se ve enriquecido con dama, jefa, amiga y malandrina. Luego, entre 2006 y 2012, vemos aparecer todos los demás nombres ya mencionados. Hay que destacar, en este último período, la proliferación de los nombres más característicos del género, que suelen emplearse en plural, que se vinculan más con el sexo y la violencia que con la ternura o el afecto, que tienden a designar mujeres jóvenes que se dedican a la prostitución o al narcotráfico, y que irrumpen tardíamente, de modo súbito, masivo y arrollador, a partir del año 2009: morras, morritas, plebes, plebitas, chavalonas, cabronas, tontas, chacalosas y desmadrosas.

En el período comprendido entre 2009 y 2012, los nombres más frecuentes son morras, plebes y plebitas, mientras que en la primera época, en los noventa, predominaban las mujeres y las hembras. Estos distintos nombres parecen implicar diferentes relaciones con las mujeres a las que designan. En un registro más bien tierno y romántico, las mujeres y las hembras de los noventa les “gustan” a los narcotraficantes [1]6, se “brinda” por ellas y se les “tiene en mente” [6], son “bonitas” [15] o “inocentes” [16], tienen “corazón” y pueden ser “heridas” [17]. En cambio, a partir del 2009, en una exacerbación del elemento sexual y violento correlativa de un debilitamiento de la ternura y del romanticismo, las morras, plebes y plebitas pueden operar ya sea como narcotraficantes o bien como prostitutas, objetos eróticos y amantes en acto o en potencia. Como narcotraficantes, están “aceleradas” [39], tienen “mentalidad de malandras” y “balacean” a quien “se pasa de lanza” [62], están simultáneamente “bien vestidas con elegancia” y “con pistola al bolso” [69], andan “alteradas” y “a la moda” [80]. De no ser narcotraficantes, las morras, plebes y plebitas caen en una dimensión estrictamente sexual: “se suben solas” a las “trocas” de los narcotraficantes [41], se les “trae” para “bailar tubo” [54], “tienen cuerpos despampanantes” [62], son “desmadrosas” [70], le “sobran” a los narcotraficantes [74], se cuentan por “puños” [87], “no faltan” [88], pero también “dejan novios por todos lados” [78]. En éstos y en otros pasajes posteriores a 2009, tanto en la sexualidad como en el negocio del narcotráfico, la motivación de las morras, las plebes y las plebitas oscila entre el dinero y el placer o la diversión, mientras que vemos desvanecerse un amor y un sentimiento que eran decisivos para las mujeres y las hembras en años anteriores.

El desplazamiento de los nombres femeninos de las hembras y mujeres a las morras, plebes y plebitas implica entonces una profunda evolución ideológica en la que nos precipitamos desde un registro sentimental, amoroso y tierno, hasta uno sensual y violento, gozoso e interesado. En el espacio topológico desplegado por la ideología burguesa imperante en el mundo occidental moderno, caemos de lo ideal a lo carnal y lo material. Podemos describir este movimiento descendente como una desidealización. Hay algo ideal que se pierde, en efecto, al pasar de “la hembra” que tiene “corazón” [17], la “mujer” por la que se “brinda” y que se “tiene en mente” [6], a la “morra arremangada” que “se trae” para “bailar tubo” [54], la “plebe” que sólo tiene un “cuerpo despampanante” [62]. Al final, después de la desidealización, tenemos un cuerpo despampanante en lugar de un corazón. Es entonces cuando el hombre puede ya traer a la mujer a bailar tubo en lugar de tener que limitarse a brindar por ella y tenerla en mente. Pero evidentemente aquella mujer en la que se pensaba ya no es la misma que la morra que se ve mientras baila y se desviste. Esta última ya no es una idea, sino un cuerpo arremangado, una piel desnuda, una carne desidealizada.

Otro aspecto llamativo del mismo desplazamiento es su orientación regresiva en la lógica de lo que Freud (1900) se representó como un rasgo característico del fenómeno onírico y como un aspecto clave de su funcionamiento. De las tres formas de regresión distinguidas por Freud, tomaremos solamente una como punto de apoyo: la “regresión formal” en la que “primitivos modos de expresión y de figuración sustituyen a los habituales” (p. 541). ¿No es lo que apreciamos en la sustitución de los nombres hembra y mujer por los de morra, plebe y plebita?¿No hay acaso una marcha hacia atrás de la feminidad, una suerte de infantilización de las mujeres, al referirse a ellas como si se tratase de niñas? Morra, plebe o plebita son equivalentes de adolescente, púber y niña o niñita, que son las denominaciones correspondientes a los estadios anteriores del desarrollo biológico de la hembra y la mujer. Se ha remplazado así un modo habitual de expresarse del ser del sexo femenino adulto –mujer, hembra– por una figuración alusiva a su estado primitivo –plebe, morra o plebita. Esta regresión formal trastoca el fundamento patriarcal de la feminidad entendida como “madura” o “normal”, el de la procreación, ya que una plebe o plebita es una niña o niñita que difícilmente asociamos a la fecundidad reproductiva, mientras que una mujer o una hembra puede ser una madre, una procreadora, y su nombre es condición de ello y le hace mantener firmemente hundidas las raíces de su feminidad en el suelo de la biología de su sexo. Para ser nombrada “mujer”, es condición ser madre. La resultante del desplazamiento regresivo es entonces una mujer infantilizada a quien el hombre puede mirar desvestirse y bailar en un tubo o con quien puede satisfacerse sexualmente, carne con carne, pero desembarazado de los problemas y compromisos ligados a la prole.

Los atributos de la mujer

En la evolución ideológica de los narcocorridos que observamos a partir de 2009, la desidealización de la mujer se comprueba claramente en sus atributos, es decir, en aquello que se le atribuye y que se expresa en el discurso a través de los sustantivos, adjetivos y elementos perifrásticos con los que se le describe o caracteriza. Ya hemos visto, en el apartado anterior, que el atributo de “corazón” [17] es remplazado por el de “cuerpo” [62], así como lo “bonito” [15] y lo “inocente” [16] cede su lugar a lo “despampanante” [62], lo “desmadroso” [70], lo “alterado” y “a la moda” [80]. Esta misma evolución puede apreciarse en otros atributos en los que se entreteje con otras orientaciones evolutivas:

  1. En su exterioridad física, después de ser “chula” [12] y “hermosa” [24], la mujer es crudamente descrita como “buenota” en función de su cuerpo y haciendo abstracción de su cara [53].
  2. En sus interioridad psíquica, la mujer pierde su “talento” [9] y adquiere una “mentalidad de malandra” [62], una “mentalidad enferma” [64].
  3. En su actitud hacia el hombre, la mujer ya no es únicamente “coqueta y presumida” [5], sino que pasa al acto y se vuelve “desmadrosa” [70], “aventada” [77] y “ponedora” en “la orgía” [89].
  4. En su actitud ante el peligro, la mujer “decidida” [9] es tristemente suplantada por la “maldita” y “agresiva” [59], la “acelerada” [37, 85] y “atravesada” [77].
  5. En sus cualidades morales, la mujer “sencilla y de respeto” [31] se deja sustituir por la “enmafiada” [85] y “malandrina” [90].
  6. En su estado de ánimo, la mujer “alegre” [31] cae en la condición de “peda y paniqueada” [53], “enferma” [77] y “alterada” [77, 80], “pesada” [78, 85], “loca y marihuana” [90].

No es difícil discernir algunas de las principales orientaciones entretejidas en la evolución ideológica de los narcocorridos. La mujer no sólo es desidealizada, sino que se ve alterada y enmafiada, perturbada o desequilibrada, pervertida y depravada. Se vuelve maldita y agresiva en lugar de ser tan sólo decidida. La sana alegría se torna estado enfermo y alterado por la droga o el alcohol. El vicio, el desmadre y la orgía, vienen a ocupar el lugar de la presunción y la coquetería. El rostro se borra y sólo subsiste el cuerpo. El talento de mujer se pierde y sólo queda una mentalidad enferma de malandra.

La mujer como objeto y como sujeto

Al comparar las narcocorridos anteriores y posteriores a 2009, alcanzamos a descubrir también, paralelamente a la desidealización y a las otras orientaciones evolutivas a las que nos hemos referido, una tendencia desconcertantemente reaccionaria y regresiva consistente en la creciente propensión a reducir a la mujer a un simple objeto, receptor pasivo de las acciones o pasiones del hombre. Esta propensión es lógicamente correlativa de una supresión de la subjetividad femenina. La mujer pierde paulatinamente su calidad de sujeto, su papel de agente activo, que parece convertirse cada vez más en un privilegio reservado al hombre. A título únicamente indicativo, notemos que la intervención de la mujer como sujeto en los narcocorridos analizados es de 86% hasta 2008, 68% después de 2009 y 40% en 2012.

Además de que la mujer pase por su desubjetivación y objetivación, también debe padecer una cierta degradación de aquello de lo que es objeto o receptor pasivo. Hasta 2008, la mujer será sucesivamente objeto de un hombre al que le “gusta” [1], que la “quiere” [3, 29], que “brinda” por ella [6], que se “pasea” con ella [14, 16, 22, 33], que la “disfruta” [24, 35] y la “ama” [26], y finalmente, después de 2005, la posee o la “tiene” [27, 29], la “goza” [28] y la “desea” [32]. A partir de 2009, la mujer ciertamente no le dejará de “gustar” [45] e incluso “fascinar” al hombre [51], que seguirá “paseando” con ella [55] y continuará “queriéndola” [39, 65] y “gozándola” [96]. Sin embargo, en estos últimos años, la mujer será objeto de toda una serie de acciones masculinas radicalmente diferentes a las mencionadas. La más frecuente, que sorprende por su insistencia, es la acción de “traer” [46, 47, 54, 73, 84, 85, 97]. Además de ser aquello que se trae en el vehículo o a las fiestas, las mujeres, particularmente en plural, son el objeto que se “usa” [36] o se “jala” [54], que “sobra” [56, 74], al que se le “llama” [71] o se le “marca” [86], por el que “se va” [87], el que “adorna la cama” [88], al que se le “invita” [89] o al que se le “lleva” de un lugar a otro [92, 99], al que se “mantiene” [93] o al que metafóricamente se “ejecuta” [94] y se “levanta” [98].

Entre las acciones de las que la mujer es objeto después de 2009, hay algunas claramente degradantes y sin parangón en los años anteriores. La morra y la plebe sobran y son usadas. Son aquello que se jala de un lado a otro y que termina por adornar la cama. Resulta esclarecedor comparar las acciones más frecuentes de que es objeto la mujer antes y después de 2009: antes, lo que se hacía más con la mujer era pasear con ella; después, lo que se hace más con ella es traerla. En el primer caso, ni siquiera es seguro que la mujer esté siendo concebida como objeto, pues en cierto sentido constituye un sujeto con el que se pasea, que pasea con uno tal como uno pasea con él. En cambio, cuando es traída, la mujer aparece netamente como un objeto en una total pasividad que nos hace pensar en una cosa o bulto que se trae, que uno mueve y que no se mueve por sí mismo.

La mujer en el trabajo y en el placer

La mujer suele caer en la condición de objeto en el ámbito del placer, pero éste no es único ámbito en el que la vemos intervenir en los narcocorridos. Además de ser un simple objeto de placer de los narcotraficantes, la mujer puede ser ella misma narcotraficante y participar activamente como agente o como sujeto en la esfera de actividad y organización del narcotráfico. La participación en este ámbito de trabajo le permite conservar la subjetividad que tiende a perder en los ámbitos del placer del hombre y del trabajo de la mujer como prostituta. En contraste con la prostituta y con la amada o amante, la narcotraficante no deja de ser tratada como sujeto. Cabe conjeturar que nos encontramos ante un contexto discursivo, socioeconómico, político e ideológico, en el que la mujer sólo puede preservar su dignidad subjetiva mediante una acción criminal. Incluso después de 2009, la mujer narcotraficante se hace respetar. Se le canta, se le exalta y se le reconoce constantemente su valentía.

Entendemos que “la mujer valiente” constituya por sí sola una categoría clasificatoria en la “taxonomía del narcocorrido” que nos ofrecen Arias y Fernández (2009; p. 227). Por nuestra parte, observamos que la valentía de la narcotraficante es la virtud subjetiva femenina en la que más insisten los narcocorridos analizados. Esta “valentía” [11, 21, 48] se conecta estrechamente con otras virtudes subjetivas como el “valor” [59, 68], las “agallas” [49] o el hecho de “no temer a nada” [60, 83], y así constituye un registro de exaltación de la feminidad que no deja de operar en la caracterización de la mujer narcotraficante. Es en este registro en el que se le canta sucesivamente a la “mujer decidida” que “no conoce el miedo” [7], a la “valiente señora” que “mata a quemarropa” [11], a las “malandrinas” que “de nada tienen miedo” [19], a una “traficante muy famosa” que es “señora muy valiente” [21], a las “morras aceleradas” que “no le temen al peligro” [37], a las “mujeres que sabemos son valientes” [48], a unas “damas con tantas agallas” que “se dan de tiros” unas a otras [49], a las “plebonas que no le temen a nada” [60], a la “hembra moderna” que “a nada le tiene miedo” [64], a una “mujer de mucho valor” que “no se le raja a nadie” [68], a unas “mujeres poderosas” que “no cualquiera las asusta” [82] y a “morritas enmafiadas” que “no temen a nada” [83].

Al analizar los narcocorridos, podemos percatarnos de que la valentía femenina es decisiva en la relación de la mujer con el hombre, no sólo porque implica necesariamente un posicionamiento subjetivo de la mujer como agente activo, sino también porque frecuentemente parece cuestionar los estereotipos de género y exigir un pronunciamiento explícito con respecto a las relaciones de poder y a la igualdad o diferencia entre hombres y mujeres. Por ejemplo, al elogiar la valentía de una “hembra” narcotraficante ayudada por un policía judicial, se dice que “tenía de sobra lo que a muchos les faltaba” [23]. En otro narcocorrido, cantándole a una mujer que hereda la valentía de su padre, se dice que es tan valiente que “varios hombres quisieran tener su valor” [59]. Otro narcocorrido nos dice que la “hembra moderna”, que “a nada le tiene miedo”, se caracteriza precisamente por no permitir que los “hombres” la “dominen” [64]. Es como si no pudiera dejarse de pensar en los hombres, en su poder sobre las mujeres y en el prejuicio de su desigualdad con respecto a ellas, al momento de reconocer la valentía femenina.

En los viejos y nuevos narcocorridos, la valentía es el atributo más utilizado para dignificar y revalorizar a la figura femenina y para preservarla así de aquella tendencia constante por la que se ve cada vez más devaluada y despreciada. Es muy significativo que los nombres o atributos más injuriosos para la mujer, como tonta, cabrona, loca, maldita o de mentalidad enferma, no se apliquen jamás a las caracterizadas como valientes en la lucha armada. Esta lucha parece constituir en los narcocorridos, lo mismo que en el corrido tradicional estudiado por Magdalena Altamirano (2010), “una parcela donde la mujer sí ha podido desarrollar un protagonismo de signo positivo” al encarnar “el arquetipo de la mujer valiente” (p. 459). Una vez que la mujer toma la pistola, da muestras de valentía y se nos descubre como una mujer de armas tomar, automáticamente adquiere una subjetividad, deja de ser tan sólo el objeto sexual del hombre, tiende a desempeñar un rol protagónico y puede merecer los más honrosos nombres que los narcocorridos reservan a sus protagonistas femeninas: “mujer” [7, 21, 48, 68], “señora” [11], “dama” [49] y hasta “reina” [21, 68].

Múltiples nombres en un solo narcocorrido: distinción entre mujeres, acentuación de un aspecto de la mujer, diferenciación entre facetas femeninas y narración de una sucesión de avatares de la feminidad

Hay narcocorridos en los que la mujer es designada con múltiples nombres que adquieren valores simbólicos diferentes en función de sus posiciones en la estructura discursiva. Los nombres pueden corresponder a distintas mujeres, como en el siguiente pasaje: “Una dama traficante / Saben que soy chacalosa / Pa’ que se meten conmigo / Yo soy la jefa de jefas / Mis guaruras son mujeres” [27]. Las simples mujeres, en plural, no son más que guaruras, guardaespaldas que trabajan para la dama traficante y jefa de jefas, la cual, en una posición jerárquica superior, no se confunde con ellas y posee una individualidad singular acentuada en su designación como jefa de jefas, jefa en singular de las jefas en plural.

Además de corresponder a mujeres diferentes, los distintos nombres pueden referirse a una sola mujer o a un mismo grupo de mujeres: “Las plebes pisteando / Morritas controlando / Con sus escuadras fajadas / Y la nariz bien polveada / Morras aceleradas / Echándose un suspiro / No le temen al peligro” [37]. Las mismas mujeres son aquí presentadas como plebes, morras y morritas, sin que haya una diferencia evidente entre las tres designaciones que parecen insistir en una misma identidad o en un mismo aspecto de la feminidad característica de las plebes y morras concebidas como narcotraficantes.

En algunos casos, la diferencia entre los aspectos designados puede ser creada por las mismas designaciones aun cuando no parezca existir distinción alguna entre las mujeres designadas: “Chiquititas no se agüiten / Pronto estaré llegando / Viejas pa’ tirar pa’ arriba / Mujeres de selección” [61]. En este pasaje, aunque no haya tres grupos de mujeres, sí apreciamos una diferenciación entre facetas femeninas captadas por diferentes nombres que hacen aparecer a diferentes clases de mujer: las mujeres propiamente dichas son selectas o de selección, a diferencia de las viejas, quesólo se caracterizan por ser numerosas, abundantes e incluso demasiado abundantes, pa’ tirar pa’ arriba. Por otro lado, en un tono un tanto humorístico, las chiquititas se agüitan7, se entristecen aparentemente por la ausencia del hombre que pronto estará llegando. Estas chiquititas agüitadas operan como la primera presentación, cómicamente tierna y sentimental, de la cruda realidad carnal de las viejas pa’ tirar pa’ arriba, que al final son revalorizadas por ser de selección. Es como si el carácter selecto compensara el hecho de que las viejas no corresponden exactamente a unas chiquititas agüitadas quehacen pensar en adolescentes virginales y enamoradas, novias de pueblo, encarnaciones mexicanas de Penélope. Además de esta compensación, está desde luego la ganancia del efecto cómico producido primero por el desconcertante plural de la Penélope multiplicada en las chiquititas que esperan agüitadas a un solo hombre, y luego por una desidealización que toma la forma del desenmascaramiento de las viejas pa’ tirar pa’ arriba, quizá prostitutas experimentadas, que no parecen estar agüitadas más que por la falta de clientela, pero que se consuelan con un solo hombre que pronto estará llegando. Hay que notar que el hombre se jacta de poder consolarlas a todas, aun cuando las hay pa’ tirar pa’ arriba, lo que refuerza el efecto cómico del plural de las chiquititas.

Si la transición de las chiquititas a las viejas no fuera únicamente un desenmascaramiento cómico, entonces podría servir para narrar una sucesión de avatares o metamorfosis de la feminidad. Esto es lo que encontramos, por ejemplo, en un interesante narcocorrido sobre un jefe narcotraficante que prefiere usar mujeres vírgenes o sin usar: “Se llevó a una jovencita al salir de aquel lugar / Está bien acompañado por la reina que usa él / Que se traigan las muchachas más bonitas pero ya / La mejor es pa’ mi amigo / y si acaso no le gusta / Tráiganle una sin usar” [36]. La jovencita o muchacha sin usar no se confunde con aquello en lo que se convierte una vez usada, esto es, la reina que usa él, pero también, de manera implícita, la muchacha que no le gusta porque ya fue usada por alguien más. Tanto la muchacha usada como la reina que usa el narcotraficante se distinguen claramente de la jovencita o muchacha sin usar. Esta última no es la máscara de las primeras, como las chiquititas agüitadas eran máscaras de las viejas, sino que es aquello que eran antes de convertirse en lo que son. De lo que se trata es de una conversión, transformación real de la muchacha sin usar en la muchacha usada, y no de una simulación de esta conversión trágica en un desenmascaramiento cómico por el que la vieja, la muchacha usada, se quita la máscara de jovencita, de muchacha sin usar o de chiquitita agüitada.

Conversión trágica y desenmascaramiento cómico: hablarle a las nenas, encerrarse con las viejonas y cantarle a las muchachonas felices de compras

Dado que hay una simulación de la conversión por el desenmascaramiento, puede resultar difícil discernir lo simulado y aquello que lo simula. Medimos esta dificultad en un denso y enigmático narcocorrido como el siguiente: “Le hablé a unas nenas / Me las llevé pa’ Las Vegas / yo con mi cigarrón iba en las nubes con tres viejonas / Nos encerramos en suite de lujo / Muchachonas felices de compras” [99]. La doble conversión de las nenas en viejonas y de las viejonas en muchachonas, de las jóvenes en amantes y de las amantes en compradoras, parece no ser más que una desidealización consistente en un doble desenmascaramiento por el que las muchachonas felices de compras nos muestran su rostro alegremente materialista e interesado una vez que se quitan primero la máscara ideal superficial de las nenas a las que se les habla y luego la máscara más profunda, carnal o sexual, de las viejonas con las que el hombre se encierra en suite de lujo.

De la ternura ideal a la sensualidad carnal y sexual, y luego de esta sensualidad al espíritu interesado y materialista, parece plasmarse la conversión que Freud (1895) proponía para que el deseo pudiera franquear la senda intachable, no castrable, de la pureza (Orozco, 2008). El movimiento final es de retorno a una idealización, a una conquista de la felicidad, a través del acto de comprar. Las muchachonas están felices de compras porque tienen con qué dotarse de bienes que alcanzan a consagrar la impresión de que no les falta nada. Este sujeto de compras, excelso en su plenitud, y el objeto de compras, “más repugnante porque se manifiesta como deseante y deseable” (Dor, 1996; p. 118), marcan dos polos opuestos de las condiciones de la mujer mediatizadas por el espectro del dinero proveniente del narcotráfico.

El dinero parece profundizar la personalidad femenina y dotarla de un meollo económico materialista que se mantenía disimulado tras la materialidad carnal y no sólo tras la idealidad sentimental. Más allá de las viejas que mostraban su rostro carnal al quitarse la máscara sentimental de las chiquititas agüitadas, ahora la carnalidad de las viejonas podría ser también una máscara que oculta el rostro de las muchachonas felices que van de compras. Estas compradoras, consumidoras y quizá incluso consumistas, serían la verdad oculta por las simulaciones de las nenas a las que se les habla y de las viejonas con las que el hombre se encierra en suite de lujo. Si las nenas aceptan hablar con el narcotraficante, viajar con él a Las Vegas y luego convertirse en las viejonas que se encierran con él en su suite de lujo, tal vez no sea más que para ser al final las muchachonas felices de compras que revelan felizmente su verdad, su motivación íntima, el dinero, el valor simbólico por excelencia del sistema capitalista. El dinero que se da a las muchachonas constituiría entonces la esencia del sexo que se tiene con las viejonas, el cual, a su vez, sería la esencia de las palabras que se hablan con las nenas. La tierna joven, la nena con la que se habla, sería la máscara de la amante, la viejona en la suite, que sería la máscara de la prostituta, la muchachona feliz de compras.

El desplazamiento de las palabras a la cama y finalmente al centro comercial aparece como una desidealización por desenmascaramiento, como una profundización en la esencia del capitalismo, como una revelación de su verdad. El sujeto femenino del capitalismo sería la muchachona que gasta dinero y no la viejona a la que se penetra ni la nena con la que se comunica. Pero también es verdad que la nena y la viejona revelan ya la verdad de la muchachona. La verdad entendida como aletheia, como revelación, puede tener una “estructura de ficción” como la que le atribuye Lacan (1957; p. 448) y ser así un “cuento verdadero” como el defendido por Marx (1843) al concebir “la mentira” (p. 312) que “se hace verdad” (p. 316). La verdad se revela en la mentira. El rostro se adivina en sus máscaras.

Conclusión: del análisis discursivo a la reflexión teórica

Del repudiable objeto de abyección a la mascarada sonriente de la felicidad como sujeto de consumo capitalista, se dibuja un trayecto donde la figura femenina se ubica en un lugar cada vez más distante con respecto al campo violento en el que se desarrolla la guerra del narcotráfico. La violencia parece alejarse, pero no el motivo de la violencia. El dinero es lo que mantiene felices a las muchachonas felices de compras. Entre gastarlo y ganarlo, se abre un abismo en el que no deja de resaltar, en la distancia, la imagen de la jefa de jefas, en una tradición de personajes memorables como la Nacha, Camelia la Texana y Margarita la de Tijuana. Estas mujeres valientes desenmascaran un rostro muy diferente al de las muchachonas felices de compras. Y sin embargo, en un caso como en el otro, lo desenmascarado tiene una fisonomía tendida y modelada por el mismo dinero que se gasta o que se gana. Este dinero se revela en el rostro de quien lo gana y de quien lo gasta, pero volviendo a lo que ya sugerimos, ¿acaso no se revela también en las máscaras de este rostro?

En el último narcocorrido analizado, cuando la nena se deja llevar a Las Vegas y cuando la viejona se deja encerrar en una suite, ya se está delatando a la muchachona que desea tener dinero e ir alegremente de compras. El desenmascaramiento empieza con las máscaras. La forma de las máscaras anuncia la fisonomía del rostro. Este rostro no es más que una revelación particularmente nítida, pero tal vez haya revelaciones más nítidas, más reveladoras, y de cualquier modo hay que reconocer que las máscaras ya son también revelaciones. Por lo demás, ¿por qué estas revelaciones de la nena y la viejona, de la tierna joven y de la sensual amante, serían menos reveladoras que la revelación de la prostituta? ¿Por qué lo que interpretamos como un desenmascaramiento no sería un triste enmascaramiento? ¿Acaso la prostituta no se ve constreñida frecuentemente a adoptar la máscara de la amante?

¿Acaso no hay una cierta idealización que opera cada vez más en los narcocorridos y que permite que una amante en carne y hueso termine convirtiéndose en prostituta e intercambie, ya no sólo su carne por carne, sino esta carne material por el valor ideal abstracto del dinero? ¿Acaso el dinero no puede ser aquí un representante ideológico de la carne y del cuerpo? Semejantes preguntas nos conducen a todo lo que el materialismo freudiano y lacaniano, el materialismo del cuerpo y de la sexualidad, puede aportar al de Marx y sus seguidores, el cual, por su parte, puede también aportar mucho al primero, haciéndole ver todo lo que le ocurre al cuerpo sexuado cuando es mediado por la materialidad económica.

En una fecunda confluencia entre los materialismos del psicoanálisis y del marxismo (Pavón Cuéllar, 2009; 2012), podemos ir más allá del “materialismo vulgar” que reduce lo psíquico a una “excreción” (Bernfeld, 1926; p. 19) de lo material y que “sólo cree en lo corpóreo” (Fenichel, 1934; p. 162). Tan sólo así podremos aprehender el sentido radical del “amor sensual” (Marx, 1845; p. 493), escapar a su banal reducción a la “secretio seminis” (p. 493) y reconocer que no todo se reduce a una “sensualidad” entendida como “secreto del amor” (p. 494). Este secreto no parece radicar en el registro sensual de los “asuntos de coito”, sino “más allá”, en algo que recela el secreto de la sensualidad y a lo que “se atienen” las mujeres en el amor (Lacan, 1972-1973; p. 92).

En el ejemplo del último narcocorrido que analizamos, ¿acaso la amorosa ternura de la joven con la que se habla no podría ser el secreto de la sensual amante que sería el secreto de la prostituta? ¿Y si el rostro de la prostituta no fuera más que la máscara de la amante que se entregó al hombre? ¿Y si esta amante fuera la máscara de la joven enamorada que aceptó irse con él a Las Vegas? ¿Y si la nena ingenua fuera el único rostro de todas las máscaras? ¿Y si la desidealización, la emancipación del sexo y el dinero que festejamos en el mundo contemporáneo, fuera también una idealización-ideologización exitosamente realizada por el sistema capitalista de la cultura?

Tabla 1. Narcocorridos analizados.

No.

Compositor

Cantante

Título

Disquera

Año

1

Ramiro Cavazos

Los Tigres del Norte

Los tres amigos

Fonovisa

1984

2

D.A.R.

Los Tigres del Norte

La camioneta gris

Fonovisa

1989

3

Reinaldo Martínez

Los Tigres del Norte

Margarita la de Tijuana

Fonovisa

1994

4

Francisco Quintero

Jenny Rivera

Las mujeres pueden

Brentwood

1995

5

Jenny Rivera

Jenny Rivera

La chacalosa

Brentwood

1995

6

Mario Quintero

Los Tucanes de Tijuana

Clave privada

Unisono

1995

7

Santiago Iracheta

Fronterizos de Nuevo Laredo

Amparo del Fierro

Disa

1996

8

Arturo González

Los Originales de san Juan

La raza de Michoacán

EGO

1996

9

Francisco Quintero

Grupo Exterminador

Las panteras

Fonovisa

1996

10

Francisco Guti

Grupo Exterminador

El perro negro

Fonovisa

1996

11

Martin Rubalcaba

Los Huracanes del Norte

La dama de rojo

Fonovisa

1996

12

Francisco Quintero

Grupo Exterminador

Las Monjitas

Fonovisa

1996

13

Francisco Quintero

Los Tigres del Norte

Las novias del traficante

Fonovisa

1997

14

Silvestre Solano

Los Originales de san Juan

El rey del cristal

EMI

1998

15

Hugo Arrollo

Los Originales de san Juan

La peda

EMI

1998

16

Hugo Arrollo

Los Originales de san Juan

Sello de la mafia

EMI

1998

17

Ángel González

Los Tigres del Norte

Contrabando y Traición

Fonovisa

1998

18

Silvestre Solano

Los Originales de san Juan

Patrón de patrones

EMI

2000

19

Jenny Rivera

Jenny Rivera

Las malandrinas

Fonovisa

2000

20

Enrique Franco

Los Originales de san Juan

Vendetta Michoacana

Univision

2001

21

Teodoro Bello

Los Tigres del Norte

La reina del sur

Fonovisa

2002

22

D.A.R.

Los Huracanes del Norte

Mafia Michoacana

Fonovisa

2002

23

D.A.R.

Valentín Elizalde

La dama y el judicial

Universal

2003

24

Wilfrido Elenes

Los norteños de Cosala

Mujeres y polvo

Ayana

2005

25

Jenny Rivera

Jenny Rivera

Jefa de jefas

Fonovisa

2005

26

Francisco Gutiérrez

Los zafiros del Norte

Tierra de valientes

Reca

2005

27

Jesús Chávez

Los Originales de san Juan

100% Michoacano

EMI

2006

28

Sergio Cazares

Los Originales de san Juan

Ando alegre

EMI

2006

29

Mario Quintero

Los Tucanes de Tijuana

Mis tres viejas

Fonovisa

2006

30

Jesús Eulogio Sosa

Los buitres de Culiacán

Con una bolsita

Universal

2007

31

D.A.R

Los buitres de Culiacán

Las cabronas

Universal

2007

32

Juan Carlos Ochoa

Los buitres de Culiacán

El malecón

Universal

2007

33

José Meza

El coyote

Vida mafiosa

Univision

2007

34

Esteban Guajardo

Los amos de Nuevo León

Desmadre en el baño

Vene music

2007

35

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

Pedos hasta la chingada

Universal

2008

36

Federico Méndez

Banda MS

Está de parranda el jefe

Disa

2009

37

Saúl Beltrán

Colmillo norteño

Al nuevo altata

Fonovisa

2009

38

José Alfredo Ríos

El komander

Caravanas en las motos

Fonovisa

2009

39

José Alfredo Ríos

Ulises Quintero

El katch

Fonovisa

2009

40

Paulino Vargas

Los Tigres del Norte

Reina de reinas

Fonovisa

2009

41

Adolfo Valenzuela

Los buitres de Culiacán

El bucanas

Fonovisa

2009

42

Adolfo Valenzuela

Los buitres de Culiacán

Ladies mafia

Fonovisa

2009

43

D.A.R.

Los zafiros del Norte

El cobrador

Reca music

2009

44

D.A.R

Los zafiros del Norte

El cocol

Reca music

2009

45

D.A.R.

Los zafiros del Norte

El gozo

Reca music

2009

46

D.A.R.

Los pesados del hyphy

Mujeriego number one

Solo records

2009

47

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

Gastando los verdes

Universal

2009

48

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

La clika

Universal

2009

49

Jesús Chávez

Los originales de san Juan

Las dos Michoacanas

Universal

2009

50

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

Las parrandas

Universal

2009

51

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

El plebe y el primo

Universal

2009

52

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

Pedo y cocodrilo

Universal

2009

53

D.A.R.

La ley de Michoacán

Las desmadrosas

Disa

2010

54

D.A.R.

Los buchones de Culiacán

El refuego

Disa

2010

55

Rafael Becerra

Calibre 50

Plebada alterada

Disa

2010

56

Mario Quintero

Los Tucanes de Tijuana

El diablo

Fonovisa

2010

57

Teodoro Bello

Los Tigres del Norte

La fama de la pareja

Fonovisa

2010

58

Rossina Silva

Rossina Silva

Dama de la troca colorada

Sin compañía

2010

59

D.A.R.

Fabiola Deniss

La mafiosa

Huma

2010

60

D.A.R.

Fabiola Deniss

La patrona

Huma records

2010

61

Alfredo Ríos

Los buitres de Culiacán

El corrido del tamarindo

La disco

2010

62

D.A.R.

Los buitres de Culiacán

Las plebes high class

La disco

2010

63

D.A.R.

Los nuevos elegantes

El hijo del diablo

La disco

2010

64

D.A.R.

Vanessa García

Hembra moderna

La disco

2010

65

D.A.R.

Los zafiros del Norte

El cocodrilo

Reca music

2010

66

D.A.R.

Ely Quintero

Viejas chacalosas

Three sound

2010

67

D.A.R.

Ely Quintero

4 damas en 300

Three sound

2010

68

Marco Méndez

Violeta

La plebada parrandera

Three sound

2010

69

D.A.R.

Ely Quintero

Las juniars

Three sound

2010

70

D.A.R.

Ely Quintero

Morras desmadrosas

Three sound

2010

71

José Meza

Los inquietos del Norte

90 millas

Universal

2010

72

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

De sangre traficante

Universal

2010

73

José Meza

Los inquietos del Norte

Locos desde ayer

Universal

2010

74

Jesús Sauceda

Calibre 50

Estilo de vida

Disa

2011

75

Efrén Ávila

Los zafiros del Norte

Fiebre michoacana

EGO

2011

76

D.A.R.

El coyote

Las morenas

ISA music

2011

77

D.A.R.

Yesenia Jiménez

Enferma y atravesada

La disco Twins

2011

78

D.A.R.

Grupo comando alterado

Las plebes pesadas

La disco

2011

79

Manuel Chaidez

Los mayitos de Sinaloa

El quincenas

La disco Twins

2011

80

D.A.R.

Grupo estrategia

La dolce alterada

La disco Twins

2011

81

D.A.R.

Kory Velarde

La plebe pesada

Trhee sound

2011

82

D.A.R.

Ely Quintero

Mujeres macizas

Three sound

2011

83

D.A.R.

Oscar García

Morritas enmafiadas

Twins

2011

84

Esteban Guajardo

Los amos de Nuevo León

Perrona parranda

Vene music

2011

85

Pancho “pikadientes”

Calibre 50

Aguaje activado

Disa

2012

86

Armando Osuna

Grupo impredecible

Trato cerrado

Disa

2012

87

Pancho “pikadientes”

Banda los recoditos

Los compadres

Disa

2012

88

D.A.R.

La ley de Michoacán

Ando bien amanecido

Hyphy music

2012

89

D.A.R.

La ley de Michoacán

Con rumbo al infierno

Hyphy music

2012

90

D.A.R.

La ley de Michoacán

De peda en California

Hyphy music

2012

91

D.A.R.

Luis Salomón

Al 120

ICON & EBO

2012

92

D.A.R.

La ley de Michoacán

Loqueando en Michoacán

Pica records

2012

93

D.A.R.

Ely Quintero

La Cheyenne sin placas

Three sound

2012

94

D.A.R.

Los valedores de la sierra

El acelerado

Three sound

2012

95

Adolfo Ríos

El komander

El diablo

Twiins music

2012

96

Christian Montez

El komander

El taquicardio

Twiins music

2012

97

D.A.R.

El RM

Radio pechera y metralla

Twins

2012

98

José Meza

Los inquietos del Norte

Le hable a mi compa

Vene music

2012

99

Felipe Meza

Los inquietos del Norte

El bluntonon

Vene music

2012

100

Fidel Rueda

Fidel Rueda

Sinaloense hasta las cachas

Disa

2012

Referencias

Altamirano, M. (2010). Representaciones femeninas en el corrido mexicano tradicional. Heroínas y antiheroínas. Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, 65(2), pp. 445–464.

Arias, M. L. O., y Fernández, V. J. A. (2009). El Narcocorrido en México. Cultura y droga, 14, pp. 207–232.

Bernfeld, S. (1926). Socialismo y psicoanálisis. En H. P. Gente. Marxismo, Psicoanálisis y Sexpol (pp. 15-37). Buenos Aires: Granica, 1972.

Carrillo. H. E. (2012). ¿Vinculadas al narco? Mujeres presas por delitos contra la salud. Desacatos, 38, pp. 61–72.

Cobo, L. (2013). Jenny Rivera: The Incredible Story of a Warrior Butterfly. Nueva York: Penguin.

Cota, A. M., y Esquivel, R. M. (2002). Mujer y violencia en el narcocorrido –una simbología aproximada. En Memorias del XVII Congreso de Historia Regional. México: Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, Universidad Autónoma de Sinaloa.

Dor, J. (1996). Clínica psicoanalítica. Enseñanza, conducción de la cura, estudios clínicos. Barcelona: Gedisa.

Fenichel, O. (1924). Sobre el psicoanálisis como embrión de una futura psicología dialéctico-materialista En H. P. Gente. Marxismo, Psicoanálisis y Sexpol (pp. 160-183). Buenos Aires: Granica, 1972.

Freud, S. (1895). Estudios sobre la histeria. En Obras completas, vol. II. Buenos Aires: Amorrortu, 1979.

Freud, S. (1900). La interpretación de los sueños. En Obras completas, vol. IV. Buenos Aires: Amorrortu, 1979.

Grillo, I. (2012). El narco. En el corazón de la insurgencia criminal mexicana. México: Tendencias.

Jegerings, M. M. A. (2011). La dinámica del narcocorrido: Representación, verdad y la comunidad imaginada. Tesis de la Facultad de Humanidades. Utrecht: Universidad de Utrecht.

Lacan, J. (1957). La psychanalyse et son enseignement En Écrits (pp. 434-456). París: Seuil (poche), 1999.

Lacan, J. (1972-1973). Le séminaire. Livre XX. Encore. París: Seuil (poche), 1999.

Lagarde, M. (2005). Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas. México: UNAM.

Maihold, G., y De Maihold, R. M. S. (2012). “Capos, reinas y santos – la narcocultura en México”. México Interdisciplinario 2 (3). www.maihold.org/mediapool/113/1132142/data/Narcocultura_en_Mexico_GM_SdM.pdf

Marx, K. (1843). L’interdiction de la ‘Leipziger Allgemeine Zeitung’ dans l’Etat Prussien. En Œuvres philosophie (pp. 311-317). París: Gallimard-Pléiade, 1982.

Marx, K. (1845). La Sainte Famille ou critique de la critique critique. En Œuvres philosophie (pp. 427-661). París: Gallimard-Pléiade, 1982.

Mondaca, A. (2004). Las mujeres también pueden. Género y narcocorrido. México: Universidad de Occidente.

Orozco, M. (2008). El orden de la seriación en la “Liebenslebens” de Sigmund Freud. Psikeba: Revista de Psicoanalisis y Estudios Culturales, 8

Ovalle L. P., y Giacomello C. (2008). “La mujer y el ‘narcomundo’. Imágenes tradicionales y alternativas”. Arenas. Revista Sinaloense de Ciencias Sociales, 17, pp. 32–45.

Pavón Cuéllar, D. (2009). Marxisme lacanien. París: Psychophores.

Pavón Cuéllar, D. (2012). El manzano revolucionario de Gustave Flaubert y los ocho materialismos de Jacques Lacan. Affectio Societatis, 9(17), pp. 1–20.

Pérez, E. (2012). Que me entierren con narcocorridos. Las historias de los gruperos asesinados. México: Grijalbo.

Ramírez Pimienta, J. C. (2010). “Sicarias, buchonas y jefas: perfiles de la mujer en el narcocorrido”. The Colorado Review of Hispanic Studies, 89, pp. 327–352.

Ronquillo, V. (2008). La Reina del Pacífico y otras mujeres del narco. México: Planeta.

Santamaría, A. (2012). Las jefas del narco. México: Grijalbo.

Tinajero, M. R. y Hernández Iznaga, M. R. (2004). El narcocorrido: ¿tradición o mercado? México: Universidad Autónoma de Chihuahua.

Notas

1. Profesor investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Correo-e: pavoncuellardavid@yahoo.fr

3. Profesor investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Correo-e: orguzmo@yahoo.com.mx

4. Profesora investigadora de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Correo-e: florgamboa@yahoo.com

5. Para más ejemplos, consultar Ronquillo (2008).

6. Los números entre corchetes remitirán en lo sucesivo a los corridos numerados y referenciados en la tabla incluida al final de este artículo.

7. Verbo pronominal empleado en México y en El Salvador. Sinónimo de “entristecerse”, “apenarse” o “afligirse”.

Revista Alternativas en Psicología  es una publicación semestral editada por la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología, A.C., calle Instituto de Higiene No. 56. Col. Popotla, Delegación Miguel Hidalgo. C.P. 11400. Tel. 5341-8012, www.alternativas.me, info@alternativas.me. Editor responsable: Laura Evelia Torres Velázquez. Reserva de derechos al uso exclusivo No. 04-2012-102212263800-203 otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. ISSN: 2007-5251. Responsable de la actualización creamos.mx, Javier Armas. Sucre 168-2, Col. Moderna. Delegación Benito Juárez. C.P. 03510. Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización de la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología, A.C.